Simón Rodríguez

De Venciclopedia
Saltar a: navegación, buscar
Simón Rodríguez
Simón Rodríguez
Nacimiento 28 de octubre de 1769
Caracas, Venezuela
Muerte 28 de febrero de 1854
Amotape, Perú
Profesión Pedagogo
Filósofo
Escritor
Simón Narciso Jesús Rodríguez fue uno de los más respetados filósofos y educadores de su tiempo. Autodidacta, nació en Caracas, Venezuela, entre el 28 y el 29 de octubre de 1769 y fue tutor y mentor de Simón Bolívar, cuya educación fue de gran influencia en su obra.

Contenido

[editar] Nacimiento

Al parecer Simón Rodríguez fue un niño expósito(1), es decir, abandonado por su madre al nacer a la caridad pública. Esto se sabe porque en junio de 1793, cuando se casó con María de los Santos Ronco se identificó como “expósito de esta feligresía” y además, en su acta de bautizo(2) del 14 de noviembre de 1769 el cura lo describe como” Simón Narciso Jesús, párvulo expósito…”.(3).

Sin embargo, no está totalmente demostrado que dicha acta de bautismo no se refiera a algún homónimo de Rodríguez, aunque se sabe que su nombre era Simón Narciso porque así firmó su renuncia al cargo de maestro(4) años más tarde, y por que los expósitos usualmente eran nombrados según el santoral. Así, al maestro de Bolívar se le habría bautizado como Simón Narciso, porque el 28 de octubre es el día de San Simón y el 29 el día de San Narciso.

A pesar de esto, testimonios de la época recogidos por el biógrafo Miguel Luis Amunátegui y basados seguramente en el de Andrés Bello, quien fue vecino de Rodríguez en Caracas, argumentan lo contrario diciendo que “tuvo por padre a un clérigo nombrado Carreño, cuyo apellido llevó don Simón por algún tiempo; pero que cambió después por el de Rodríguez”(5). Esto está en línea con las evidencias documentales más recientes que sugieren que Rodríguez, en efecto, era hijo del clérigo Alejandro Carreño (1726- 1791), músico, quien llegaría a ser maestro de capilla de la Catedral de Caracas en 1789. (6) Y de ser así, su madre fue Rosalía Rodríguez (1743-1799 o 1800), hija de un propietario de haciendas y ganado descendiente de canarios. Rosalía se casó dos veces. La primera, en 1759, tuvo una hija que llegaría a ser concuñada del padre de Andrés Bello. Viuda, contrajo segundas nupcias en 1780 con Carreño, y del matrimonio nació una hija (7).

El 4 de julio de 1774 nace José Cayetano del Carmen, hermano de Rodríguez y como él, expósito. Llegaría a ser un importante músico del período colonial y de la época de la independencia, y en el censo de pobladores de la parroquia caraqueña de Altagracia, figuran en la casa de Rosalía Rodríguez “Simón expósito, párvulo” y “Cayetano, id., párvulo”.(8)

En 1790, en el censo Simón y Cayetano figuran como residentes de la casa del clérigo Alejandro Carreño,(9) casa que era contigua a la del pintor Juan Pedro López, abuelo de Andrés Bello, y que ya estaba fallecido en ese entonces.(10)

[editar] Educador

El 23 de mayo de 1791, Rodríguez es nombrado maestro de “primeras letras” de la escuela dirigida por Guillermo Pelgrón, quien era maestro desde 1778 y le había propuesto para el cargo. Rodríguez presta juramento el 30 de mayo, y enseñará en el segundo piso de la escuela, que estaba situada entre las esquinas de Veroes y Jesuitas.(11) Allí se le establece un sueldo de cien pesos anuales, más la remuneración que los padres de los niños quieran aportar.(12) En esta época existían en Caracas sólo tres escuelas primarias con autorización legal: la del Pelgrón, pública, y dos privadas, regentadas por religiosos. Pero además había un gran número de personas que se dedicaban a enseñar a leer y a escribir sin tener licencia para ello.(13) En este primer año de trabajo de Rodríguez, muere el clérigo Alejandro Carreño, probable padre suyo y de Cayetano.(14)

Entonces, Simón Bolívar ya había quedado huérfano y estaba bajo la tutoría de Feliciano Palacios, su abuelo materno, quien al parecer tenía buena opinión y afecto por Rodríguez. Esto es patente en una carta a su hijo Esteban en Madrid fechada el 3 de septiembre de 1792, donde escribe, “Te incluyo una lista para que me compres y remitas los libros que contiene (...) Estos son para el amanuense que me escribe, que es Don Simón, el hermano de Cayetanito Carreño; es hombre muy de bien y de bastante habilidad para llevar mis asuntos y cuentas, con descanso mío”.(15)

Debido al deplorable estado de la escuela, Rodríguez compró muebles de estudio a sus expensas y el 6 de mayo de 1793, solicita ante el Ayuntamiento de Caracas que le sean compensados.(16) El informe sobre la escuela y la tasación de los muebles instalados se presentan el 1 de junio siguiente, y en 1974 se le entregan varios abecedarios y textos de enseñanza para que opine sobre su posible adopción oficial en las escuelas. A estos él responde favorablemente(17) y el 19 de mayo envía al Ayuntamiento una memoria titulada “Reflexiones sobre los defectos que vician la escuela de primeras letras en Caracas, y medio de lograr su reforma por un nuevo establecimiento”.

En ella señala la influencia perjudicial que ejercen muchos de los que se dedican a la enseñanza por su cuenta, y la insuficiencia de los sueldos que se asignan a los maestros de profesión. Así mismo aboga por el derecho de pardos y morenos a recibir enseñanza en igualdad de condiciones que los blancos; propone la creación de cuatro nuevas escuelas, una en cada parroquia de la ciudad, con cuatro maestros de número y doce pasantes en cada una, etc.(18) El Cabildo dispone que la memoria sea sometida a la consideración de los vocales, y mientras espera, Rodríguez es testigo junto con su esposa, de la boda de Cayetano con María de Jesús del Carmen Muñoz.(19)

El 1 de junio de 1795, copia y presenta de nuevo la memoria sobre reformas a la educación, ya que la misma se había desencuadernada durante la consideración del Cabildo(20), y el 20 de junio el Cabildo la aprueba provisionalmente, declarando que: “[se considera] una obra sumamente importante, el principio y raíz de las buenas costumbres, instrucción y facilidad para formarse los niños”. Sin embargo, se acuerda pasar el asunto a consideración de la Real Audiencia, por incumbir a ésta su definitiva aprobación o rechazo.(21)

El 23 de junio de ese mismo año, Simón Bolívar, que tiene doce años de edad, se escapa de la casa de su tutor, Carlos Palacios, y se traslada a la de su hermana María Antonia. Ello da lugar a un pleito judicial para decidir quién habrá de hacerse cargo de la educación del menor y de la administración de su cuantiosa fortuna.(22) A la fuerza, Bolívar es trasladado a la casa de Simón Rodríguez el 1 de agosto, ya que Carlos Palacios había obtenido permiso de la Real Audiencia para que Rodríguez alojase al menor y se ocupase de su educación. Según Palacios, ya que Rodríguez era “un sujeto de probidad y habilidad notoria, y estando destinado por su oficio a la enseñanza de los niños, podrá más cómodamente proveer a la educación de éste, teniéndole siempre a su vista y en su propia casa, que es bastante cómoda y capaz”.

En este episodio se le ha atribuido a Rodríguez el inspirar la frase que Bolívar dijera para justificar su cambio de domicilio, “los esclavos tienen libertad para variar y elegir amos a su satisfacción”, pero esto no tiene base documental. En cambio, Carlos Palacios atribuía el origen de la frase a la influencia de Pablo Clemente y Francia (esposo de María Antonia), que era de supuestas ideas liberales.(23)

En un informe del 11 de agosto, se señala que en una casa de diez habitaciones, dos patios, etc. habitan Rodríguez, su hermano Cayetano Carreño, con sus respectivas esposas, parientes, tres criados y cinco niños pupilos, y se añade que por motivos de salud, Rodríguez imparte temporalmente lecciones en su casa.

Sin embargo, el 13 de agosto, Simón Bolívar también se escapa de casa de su maestro, y regresa unas horas más tarde. Debido a este incidente, la Real Audiencia dicta disposiciones severas sobre la forma en que deberá conducirse la educación del muchacho.(24) Durante los dos meses siguientes, Bolívar reside en casa de Rodríguez, y asiste con él a la escuela. Refiriéndose a éste, dice O'Leary: “Severo e inflexible en su discurso, de facciones toscas e irregulares, tenía pocos amigos fuera de su discípulo, cuyo cariño y confianza se había captado (...) Extravagantes en sumo grado eran las ideas religiosas de Rodríguez, en pugna completa con la fe cristiana (...) Como filántropo, no perdía ocasión de grabar en la mente de su discípulo las más sanas y más liberales doctrinas sociales.”(25).

A pesar de los avances, dos meses más tarde, el proyecto de Rodríguez es rechazado por la Real Audiencia y Rodríguez renuncia al cargo de maestro de primeras letras.

[editar] Samuel Robinson y exilio

En 1795, Simón Rodríguez abandonó Venezuela, y hay debate acerca de las causas. La más popular lo envuelve en la conspiración de Gual y España en contra de la corona Española. Sin embargo, según una anotación de su sobrino Cayetano, Rodríguez sale de Caracas en dirección a La Guaira el 11 de noviembre de 1797, y se embarca en este puerto el domingo 15 siguiente. Esta noticia del historiador Gustavo Adolfo Ruiz, parece fidedigna, y hace poco probable el que Rodríguez hubiera participado, en la llamada conjura de Gual y España, ya que misma sería descubierta el 13 de julio. En cambio, la fecha de salida del 15 de noviembre no es incompatible con la versión de O'Leary, que indica que Rodríguez simplemente estaba descontento con el régimen español: “Mal avenido con la tiranía que lo agobiaba bajo el sistema colonial, resolvió buscar en otra parte la libertad de pensamiento y de acción que no se toleraba en su país natal”.

Según Amunátegui, Rodríguez pasó un tiempo en Jamaica después de salir de Venezuela, dedicado al aprendizaje del idioma inglés, y allí se hace llamar Samuel Robinson. Este cambio es particular y refleja cuan fuertemente había sido influenciado por “El Emilio” de Jean-Jacques Rousseau, ya que es partir de este libro que él desarrolló la revolucionaria concepción de lo que debe ser el modelo educativo de las nacientes naciones americanas, y que aplicó a Simón Bolívar en Caracas. En “El Emilio”, Rousseau sugiere que “Robinson Crusoe” es un excelente libro para niños ya que les enseña a aprender como Crusoe, haciendo las cosas, por lo cual no es de extranar que Bolívar le escribiría a Santander en 1824, que su maestro “enseñaba divirtiendo”. La novela de Daniel Dafoe se basaba en la historia de Alexander Selkirk, quien había quedado naufrago en las islas Juan Fernández del Pacifico. Dafoe cambió la isla por una en las bocas del Orinoco, y sus esfuerzos por sobrevivir fueron los que alabó Rousseau.(26)

O’Leary por su parte anotaría que “Tomó el (nombre) de Samuel Robinson, para no tener constantemente en la memoria, decía él, el recuerdo de la servidumbre”.(27).

Entre 1797 y 1800 vive en Baltimore (y tal vez, también en Filadelfia), Estados Unidos, donde trabaja como cajista de imprenta. Años más tarde, utilizará los conocimientos adquiridos en este oficio, para componer personalmente los moldes de imprenta de sus obras y dar así claridad y exactitud al contenido de los textos. En 1800 Rodríguez llega a Bayona, en Francia, y se registra bajo el nombre de Samuel Robinson, que mantendrá durante casi toda su estancia en Europa.

Trabaja algunos días en casa de un impresor, y luego ayuda en sus ocupaciones a un maestro de escuela llamado Destandau, en cuya casa perfecciona sus conocimientos de francés. Al poco tiempo, imparte clases de español e inglés. Llegará a tener un número de alumnos considerable, que quedarán muy satisfechos de sus lecciones.(28) En Inglaterra, donde estuvo relativamente poco tiempo, se daba a conocer con el nombre de Simón Rodríguez, según se deduce de una carta de William Walton.(29)

En 1801, conoce a Fray Servando Teresa de Mier, el sacerdote mexicano revolucionario,(30) y más tarde ese mismo año, se traslada a París, donde se reúne con Mier y le convence para que juntos abran una escuela de lengua española. El aprendizaje de la lengua estaba de moda debido a la cesión que España había hecho a Francia de Haití y Luisiana.(31) Para acreditar sus conocimientos Rodríguez traduce al castellano la novela “Atalade Chateaubriand”, a partir de la tercera edición (la primera había aparecido con enorme éxito en abril de ese año). La traducción lleva la siguiente dedicatoria: “A la juventud de Bayona, en Francia. Un viajero extranjero, a quien habéis acogido con tanta bondad, os dedica Atala, traducida a una lengua que os es familiar”. Mier se atribuyó la traducción, (32) pero Pedro Grases ha demostrado la autoría de Rodríguez.(33)

La escuela de ambos americanos llega a tener pocos discípulos, y es probable que al poco tiempo cerrara, ya que Mier fue nombrado párroco de la iglesia de Santo Tomás.(34)

Según la portada de la traducción de Atalade, Rodríguez habitaba en la calle de St. Hanoré, cerca de la de Poulies, número 165, (35) y en 1802, según el informe de la policía francesa, trabaja durante un tiempo en Lyon(36). El 25 de junio se empadrona en el Registro de españoles, en París como “Samuel Robinson, hombre de letras, nacido en Filadelfia, de treinta y un años” y ha cambiado su residencia a la calle de la Harpe, número 148.(37)

[editar] Encuentro con Bolívar

En 1804 Simón Bolívar, su antiguo discípulo y viudo desde el año anterior, llega a París procedente de Madrid en compañía de Fernando Toro. Se aloja en la rue Viviente, y frecuenta la compañía de Rodríguez, Carlos Montúfar, Vicente Rocafuerte, Martín Vilimil, Mariano de Tristán, Teresa de Tristán, Alejandro Dehollain-Arnoux, Fanny Trobriand du Villars, Alejandro de Humboldt, etc. Años más tarde, Rodríguez le escribirá. “No sé si usted se acuerde que estando en París, siempre tenía yo la culpa de cuanto sucedía a Toro, a Montúfar, a usted y a todos sus amigos.(38) Respecto a las lecturas de Bolívar por esta época, dice O'Leary: “La metafísica fue su estudio favorito; pero es de sentirse que la filosofía escéptica hubiese echado tan profundas raíces en su mente. Helvecio, Holbach, Hume, entre otros, fueron los autores cuyo estudio aconsejó Rodríguez.”(39)

Durante este tiempo, Bolívar pertenece durante a una logia masónica de París,(40) y habitaba con su antiguo maestro en la pensión de los Pilloris, en la rue de La Loi, número 293. En el informe de la policía francesa se alude, sin dar nombres, a Rodríguez y Bolívar: “un español de quien fue maestro” y “hombre joven, hijo de millonario y uno de los más ricos negociantes de España.”(41)

Ese año es Napoleón es coronado emperador por el Papa Pío VII en París, y a pesar del mito en lo contrario, parece ser que Bolívar y Rodríguez permanecieron todo el día en su habitación, descontentos con la creciente tendencia autoritaria de su política. Así lo señalan los testimonios, independientes entre sí, del norteamericano Hiran Paliding(42) y Manuel Uribe Angel(43), basados en el relato oral de Bolívar y Rodríguez, respectivamente.

El 1 de mayo de 1805, Rodríguez solicita y obtiene su pasaporte ante la Prefectura de París, para viajar a Milán, y como razón para ello, alega tener negocios de interés.(44) El 6 de abril parte con Bolívar(45) y quizá también con Fernando Toro(46), aunque ni O'Leary ni Uribe lo mencionan, en dirección a Italia. Dice O'Leary: “Acompañado de Rodríguez, [Bolívar] salió de París con la salud quebrantada, efecto de la vida que había llevado en los diez meses anteriores. Descansó algunos días en Lyon; siguieron luego los dos viajeros a pie, haciendo cortas jornadas, por consejo de Rodríguez y como único medio, decía él, de que su discípulo recobrara la salud perdida”. (47) En el viaje pasan por por Chambery, Turín y llegan a Milán.(48)

En la catedral de Milán, Napoleón es coronado rey de Italia por el Papa Pío VII. Bolívar y Rodríguez se detienen en la ciudad un tiempo,(49) y luego presencian la revista militar que preside el emperador en Montechiaro Pasan por Venecia, y luego por Ferrara, Bolonia, Florencia y Perusa, y de ahí se dirigen a Roma, donde permanecen una temporada.(50) En Roma, Rodríguez y Bolívar ascienden al Monte Sacro, donde éste jura luchar por la libertad de América el 15 de julio.(51)

Según Uribe Ángel, Rodríguez describió la escena así: «Y luego, volviéndose hacia mí, [Bolívar] me dijo: “Juro delante de usted, juro por el Dios de mis padres; juro por ellos; juro por mi honor, y juro por la patria, que no daré descanso a mi brazo, ni reposo a mi alma, hasta que haya roto las cadenas que nos oprimen por voluntad del poder español.”(52) En 1824 le escribirá Bolívar a Rodríguez: “¿Se acuerda usted cuando fuimos juntos al Monte Sacro a jurar sobre aquella tierra santa la libertad de la patria? Ciertamente no habrá olvidado aquel día de eterna gloria para nosotros.”(53)

Del viaje Bolívar regresa solo a París. O'Leary dice: “Fue inútil instarle (a Rodríguez) que volviese a Venezuela, porque todavía temía la persecución española; y Bolívar, comprendiendo que sus temores no eran infundados, desistió del empeño, manifestándole que se aproximaba el tiempo en que el motivo de su voluntaria expatriación no sería visto como traición en América.”(54). Vicente Lecuna dice: “Suponemos que Bolívar se detuvo pocos días en Nápoles a pesar de que Mancini dice que permaneció allí varios meses. Este autor fija su regreso a París en mayo de 1806.(55) En todo caso, un documento de la policía, que se refiere a la llegada de Rodríguez a París en noviembre de 1806(56) no menciona que fuera acompañado en esa oportunidad (y sí en otras ocasiones), por lo que maestro y discípulo debieron separarse en Italia.

En 1806, Bolívar parte de París hacia los Estados Unidos por la vía de Hamburgo y Rodríguez llega a París proveniente de Milán, y se aloja en el número 14 de la calle Thevenot. La policía prosigue una investigación que había iniciado en abril de 1805, destinada a averiguar cuáles eran los motivos de sus frecuentes viajes y el tipo de sus ocupaciones. Uno de los informes señala que en el vecindario se le tiene por “un hombre muy honesto y muy formal”.(57). El expediente de la policía correspondiente a Rodríguez se cierra en el mes de diciembre de ese año.

[editar] 1807- 1821

Se sabe relativamente poco acerca de Rodríguez en esta etapa de su vida en Europa. De acuerdo a un viajero francés que le conoció, decía haber visitado España, Francia, Inglaterra, Alemania y Portugal, y hablar las lenguas de estos países con sus respectivos dialectos.(58) Pero no parece probable que hubiera estado en España o Portugal. Según O’leary “cuando se separó de su discípulo, permaneció (en Francia) por algún tiempo, consagrado al estudio. La falta de recursos pecuniarios le hizo dejar una ocupación tan agradable como poco productiva; entonces trató de sacar partido de sus luces para ganarse la vida, dedicándose al profesorado. Viajó por Italia, Alemania, Prusia, Polonia y Rusia; deteniéndose en las grandes ciudades lo suficiente para reunir, ejerciendo su profesión, con qué hacer los gastos de viaje.”(59) Según Uribe Angel, Rodríguez dijo: “trabajé en un laboratorio de química industrial, en donde aprendí algunas cosas; concurrí a juntas secretas de carácter socialista; vi de cerca al padre Enfantin, a Olindo Rodríguez, a Pedro Leroux y a otros muchos que funcionaban como apóstoles de la secta. Estudié un poco de literatura; aprendí lenguas y regenté una escuela de primeras letras en un pueblecito de Rusia”.(60) Alrededor de 1821 llegó a Londres. Se sabe que estuvo allí un tiempo(601) y que a comienzos de 1823 o finales de 1822 partió de la capital inglesa hacia Cartagena. En Londres se encontraban importantes representantes del pensamiento y la política hispanoamericanos. Amunátegui, basado quizá en el testimonio de Andrés Bello, quien le trató en la capital británica, dice: “Durante su mansión en Londres, donde permaneció algún tiempo, adquirió cierta reputación por su manera fácil y expedita de enseñar la escritura, las matemáticas, la teneduría de libros y el francés (...) Merced al crédito que se había adquirido, y a la protección del cónsul francés, que le tenía especial cariño, don Simón habría podido enriquecerse en Londres."(62) Probablemente Bello dijo de él: "Nada más ingenioso, nada más lógico, nada más atractivo que su método; es en este género otro Pestalozzi, que tiene, como éste, la pasión y el genio de la enseñanza.(63) Y según otro escritor, Bello decía recordarlo en Londres en compañía de una "francesita que él presentaba como su mujer"{{fn|64}). William Walton, propagandista de la causa americana, le presta 50 libras, tal vez para que viajara a América.(65)

[editar] Regreso a América

Probablemente a comienzos de 1823 regresa a América.(66) Llega a Cartagena, y de allí se dirige a Bogotá. María Ronco, la esposa de Rodríguez, le escribe a Bolívar, el 23 de agosto agradeciéndole una ayuda monetaria y hace notar la posición economica de su marido al decirle: "He tenido noticias de que Simón está en el Congreso (?); espero que sin que le sirva de molestia (... ) le dé un recuerdo, como que sale de usted a él, de lo que le quedaré muy agradecida."(67)

Bolívar se halla en Perú en ese momento dirigiendo las últimas campañas de la guerra de independencia. Desde allí, le escribe el 9 de diciembre a Francisco de Paula Santander, en Bogotá, lo siguiente: "He sabido que ha llegado de París un amigo mío, don Simón Rodríguez; si es verdad haga usted por él cuanto merece un sabio y un amigo mío que adoro. Es un filósofo consumado y un patriota sin igual; es el Sócrates de Caracas, aunque en pleito con su mujer, como el otro con Jantipa, para que no le falte nada socrático. (...) Si puede, que me venga a ver".(68) Santander responde a Bolívar "A don Simón Rodríguez le he manifestado el aprecio de usted y sus recomendaciones."(69)

El 19 de enero 1824 Bolívar le escribe el a Rodríguez desde Pativilca, en Perú: “!Oh mi maestro! ¡Oh mi amigo! Oh mi Robinson, usted en Colombia! Usted en Bogotá y nada me ha dicho, nada me ha escrito (...) Nadie más que yo sabe lo que usted quiere a nuestra adorada Colombia (...) Usted formó mi corazón para la libertad, para la justicia, para lo grande, para lo hermoso (...) No puede usted figurarse cuán hondamente se han grabado en mi corazón las lecciones que usted me ha dado; no he podido jamás borrar siquiera una coma de las grandes sentencias que usted me ha regalado (...) ya que no pudo yo volar hacia usted, hágalo usted hacia mí."(70) Rodríguez, está en Bogotá, intentando montar una "Casa de industria pública", donde se enseñe a los jóvenes un oficio mecánico, además de los conocimientos elementales, como escribir, contar, gramática, etc. Gracias a sus esfuerzos, le conceden el edificio llamado Hospicio, donde hace algunas reparaciones y da clases a algunos muchachos. Necesita de dos a tres mil pesos, que espera recuperar más tarde con el producto del trabajo de los propios estudiantes. Miguel Peña, que en esta fecha escribe a Bolívar recomendándole el proyecto, dice: "Él goza de buena salud, tiene robustez y una actividad superior a sus años."(71)

La empresa fracasará al poco tiempo por falta de apoyo económico. Rodríguez dirá: "Santander y Umaña me comprometieron con la gente de ruana y mostrador, y porque lo evité me dijeron que yo lo había echado todo a perder."(72) Bolívar le escribe a Santander el 6 de mayo: "A don Simón Rodríguez déle usted dinero de mi parte, que yo lo pago todo, para que me venga a ver. Yo amo a ese hombre con locura. Fue mi maestro; mi compañero de viajes, y es un genio, un portento de gracia y talento para el que lo sabe descubrir y apreciar (...) Con él podría yo escribir las memorias de mi vida. El es un maestro que enseña divirtiendo, y es un amanuense que da preceptos a su dictante. El es todo para mí. Cuando yo le conocí valía infinito. Mucho debe de haber cambiado para que yo me engañe." (73) Santander le presta 200 pesos a Rodríguez en Bogotá, y Miguel Peña 1.000, para que viaje adonde esté Bolívar, según se deduce de la carta de Bolívar a su hermana María Antonia(74) y de Santander a Bolívar.(75)

Rodríguez, quien se encuentra en Cartagena, es nombrado el 10 de junio Comisario de Guerra de un contingente de 1.700 hombres, como medio para que se traslade al Ecuador y se reúna luego con Bolívar. A los pocos días, la expedición parte por mar hacia Guayaquil, vía Panamá.(76) Desde Guayaquil, el general Juan Paz del Castillo le escribe a Bolívar: “Se me había olvidado participar a usted que tenemos aquí a don Simón Rodríguez, nuestro maestro (...) Perdió la mujer (?) en la navegación de Panamá a este puerto, y le robaron ropa, instrumentos y cuanto tenía. Le voy a traer a casa como mi mejor amigo. Incluyo la carta que escribe a usted". En dicha carta se dice: "Amigo: Aquí estoy desde el 18 del corriente, siguiendo viaje hacia donde usted esté (...) Los soldados me han dejado, por mucha gracia, el pellejo; con ellos no sigo (...) Tengo muchas cosas escritas para nuestro país, y sería lástima que se perdiesen”.(77)

El 1 de julio de 1825 Rodríguez le escribe al Libertador: "Amigo: Yo no he venido a la América porque nací en ella, sino porque tratan sus habitantes ahora de una cosa que me agrada, y me agrada porque es buena, porque el lugar es propio para la conferencia y para los ensayos, y porque es usted quien ha suscitado y sostenido la idea.”(78)

Rodríguez parte hacia Lima probablemente el 25 de enero, con una escuadra que zarpa desde Guayaquil,(79) y llega a Lima, donde es recibido por Bolívar. O'Leary narra así el reencuentro: “Yo vi al humilde pedagogo desmontarse a la puerta del palacio dictatorial, y en vez del brusco rechazo, que acaso temía del centinela, halló la afectuosa recepción del amigo, con el respeto debido a sus canas y a su antigua amistad. Bolívar le abrazó con filial cariño y le trató con una amabilidad que revelaba la bondad de un corazón que la prosperidad no había logrado corromper.”(80)

Tras la recibida, el 10 de abril Bolívar, su Estado Mayor y Simón Rodríguez, se dirigen hacia las provincias del Sur del Perú, con el fin de consolidar la nueva administración política, organizar la educación, el reparto de tierras entre los indios, etc.(81)

Bolívar y su comitiva llegan a Arequipa el 14 de mayo y allí el Libertador "fundó escuelas públicas para niños de ambos sexos, y atendió personalmente a la organización de estos planteles, bajo la dirección de don Simón Rodríguez, y, a pesar de la escasez de las rentas, halló el modo de dotarlos."(82)

[editar] Ministerio público

En Cuzco Bolívar importantes decretos que favorecen la situación de los indios, funda dos colegios, un hospicio para huérfanos y expósitos, y una casa para ancianos y desvalidos, y asigna al mantenimiento de éstos una buena parte de las rentas eclesiásticas. El 26 junio, sale de la ciudad con destino a Puno y estando en camino, le llega la noticia de que la Asamblea de Representantes reunida en Chuquisaca el 6 de agosto, ha declarado la independencia del Alto Perú y su constitución en un nuevo Estado, con el nombre de Bolivia y capital en Chuquisaca.(83)

Bolívar le escribe a su hermana María Antonia, a Caracas el 27 de junio: "Don Simón Carreño, que está conmigo trabajando en la educación de este país, me ha pedido que le entregue a doña María de los Santos, su mujer, que vive con don Cayetano Carreño, cien pesos al mes, hasta que se completen tres mil pesos que debe entregarme con este objeto (...) los que pondrás a su disposición sin la menor falta, pues amo mucho a don Simón y a su familia" (84) Desde Puno, Bolívar le escribe de nuevo a María Antonia el 5 de agosto y le dice: "Don Simón Rodríguez me ha entregado aquí mil pesos fuertes para que yo los libre a favor del Sr. Dr. Miguel Peña en Valencia."(85) Rodríguez solicita al coronel Diego Ibarra el envío de los libros y papeles dejados en Bogotá,(86) y está con Bolívar y Sucre en La Paz, entre el 18 y el 20 de noviembre de 1825(87), y en ascensión con Bolívar y su comitiva al cerro de Potosí, para conmemorar la independencia de América el 5 de octubre.(88)

El 9 de noviembre se aprueba un plan de educación presentado por Rodríguez, mediante el cual, se dice, se procurarán al Estado "grandes ventajas, instruyendo a la juventud en las primeras letras, aritmética, álgebra, geometría, dibujo, ejercicios militares y oficios mecánicos.(89) Es nombrado para los cargos de "Director General de Minas, Agricultura y Caminos Públicos", y "Director General de Enseñanza Pública, de Ciencias Físicas, Matemáticas y de Artes" de Bolivia el 12 de noviembre, y cada cargo está dotado con el sueldo de tres mil pesos anuales.(90) El 18 de noviembre se somete a examen de Rodríguez un proyecto de reglamento para el régimen y conservación de la biblioteca pública de Chuquisaca.(91)

Una nota de Rodríguez al Secretario de Bolívar, parece indicar que había tensiones de poderes. Dice así el 20 de noviembre: "Me felicito ya de tener en lo sucesivo con quien consultar mis dudas para el mejor desempeño de mi comisión".(92) En Chuquisaca el 11 de diciembre, Bolívar expide varios decretos(93) tal vez inspirados por Rodríguez, en los que se da prioridad a la educación entre los fines del gobierno; se señalan las atribuciones y rentas inherentes al cargo de director general de enseñanza pública; se dotan y amplían las cátedras en los seminarios ya existentes; se fundan colegios en cada departamento, y escuelas primarias en las capitales de provincia; se recogen los niños desamparados, etc.(94) Años más tarde, escribirá Rodríguez: "[Bolívar] expidió un decreto para que se recogiesen los niños pobres de ambos sexos (...) los niños se habían de recoger en casas cómodas y aseadas, con piezas destinadas a talleres, y éstos surtidos de instrumentos, y dirigidos por buenos maestros". Las reformas comprenden asimismo aspectos económicos. Añade Rodríguez: "A mi propuesta, (...) se creó un fondo de 15 millones de pesos con sus créditos al 5 por ciento (750.000 pesos anuales) para empezar la magna obra de la Libertad Civil.”(95)

El 6 de enero de 1826, Bolívar parte de Chuquisaca en dirección a Lima, después de haber delegado el Poder Supremo de Bolivia en Antonio José de Sucre. Rodríguez queda ejerciendo los cargos para los que ha sido nombrado.(96) Maestro y discípulo no volverán a encontrarse.

Rodríguez funda la "Escuela Modelo de Chuquisaca" el 26 de enero(97)y otras semejantes debían crearse en cada departamento del país. Sobre la escuela dirá: "En menos de 4 meses reunió la casa de Chuquisaca más de 200 niños, cerca de 50 pobres, y 20 jóvenes de diferentes partes que aprendían para propagar la instrucción en otras ciudades. A la salida del Director (Rodríguez) para Cochabamba, dejó una lista de cerca de 700 niños pretendientes a los primeros lugares que se diesen".(98)

El proyecto completo abarca, además, la instrucción de mujeres, la dotación de empleos para los padres de los niños recogidos, el cultivo de las tierras baldías, la atención preferente a la población indígena, etc.(99)

Según el testimonio de A. Uribe, Rodríguez se expresó así: "Mi gran proyecto por entonces consistía en poner en práctica un plan bastante meditado que estriba en colonizar la América con sus propios habitantes, para evitar lo que temo acontezca un día; es decir, que la invasión repentina de inmigrantes europeos más inteligentes que nuestro pueblo actual, venga a avasallarlo de nuevo y a tiranizarlo de un modo más cruel que el del antiguo sistema español. Yo quería rehabilitar la raza indígena y evitar su extinción completa.”(100)

Simón Rodríguez se dirige a Cochabamba por orden de Sucre, para crear allí una escuela semejante a la instalada en Chuquisaca. Durante su ausencia, Sucre ordena clausurar este último establecimiento.(101) Rodríguez dirá: "Los clérigos y los abogados viejos se apoderaron de Sucre, le hicieron echar a la calle más de dos mil niños que yo tenía matriculados y cerca de mil recogidos."(102)

Y en otra parte añade: "A la vuelta (de Cochabamba) me sitió una caterva de acreedores por deudas que el encargado del establecimiento durante mi ausencia había contraído para mantener la gente (...) Di cuanto tenía, vendí mis libros, mi poca plata labrada y hasta ropa, y no me alcanzó para cubrir."(103) Se envían entonces desde Lima dos cajones con loza pertenecientes a Rodríguez,(104) llegarán a Chuquisaca en agosto, y era producto de que Rodríguez tenía proyectado instalar alguna vez una fábrica de loza.(105)

Debido a esto, Simón Rodríguez renuncia hacia el mes de junio o comienzos de julio a los cargos que ocupaba y solicita su pasaporte.(106) Explicará así su conducta: "Todo lo soporté; pero no pude sufrir la desaprobación del Gobierno, y mucho menos el que me reprendiesen en público (...) Yo me había ofrecido a concurrir con mis conocimientos y con mi persona a la creación de un Estado, no a someterme a formulillas, providencillas ni decretillos.”(107)

Por su parte, el general y presidente de Bolivia, Antonio José de Sucre, expresa en sus cartas a Bolívar numerosas críticas a la gestión de Rodríguez. Entre otras cosas, dice: Considero a don Samuel un hombre muy instruido, benéfico cual nadie, desinteresado hasta lo sumo y bueno por carácter y por sistema; pero lo considero también con una cabeza alborotada, con ideas extravagantes y con incapacidad para desempeñar el puesto que tiene.”(108)

En su primera carta a Bolívar tras su renuncia el 15 de julio de 1826, Rodríguez le escribe desde Chuquisaca: "quiero dejarlo en libertad para que piense lo que le parezca sobre la renuncia que he hecho del encargo que me hizo. Las explicaciones tienen siempre el aire de chisme, sobre todo cuando se hacen de lejos (...) Sáqueme usted de aquí, enviándome con qué irme: lo que había guardado para mí, lo he gastado con los muchachos".(109)

Rodríguez nunca recibió respuesta de Bolívar y años más tarde dirá: "el señor Luna Pizarro, entonces político, ahora Arzobispo en Lima, y siempre enemigo del zambo Don Simón, me interceptaba las cartas que Bolívar me enviaba, por mano del señor General Intendente de Guayaquil, en aquel tiempo".(110)

El general José María Córdova, evidentemente ignorante de la renuncia de Rodríguez, escribe a Sucre desde Cochabamba el 3 de agosto: "Este doctor Centeno (Administrador general de fondos de Conventos de Monjas, Casas de huérfanos, etc.), junto con Calvo, el Ministro, don José Velazco, y otros que no conozco, tratan de oponerse a los establecimientos liberales que de orden del Gobierno se van a erigir en este Departamento; he oído decir que dicen Centeno y los otros, que don Samuel es un impío enemigo de la Religión, con esta expresión, del Trono y del Altar."(111)

Los chismes acerca de la supuesta locura e inmoralidad de Rodríguez tenían probablemente un trasfondo político. Rodríguez escribirá más tarde: "No se niega que algunos habrían perdido en la mudanza. Los burros, los bueyes, las ovejas, y las gallinas pertenecerían a sus dueños (...) Los caballeros de las ciudades no encargarían indiecitos a los curas, y como no vendrían, los arrieros no los venderían en el camino... lo demás lo saben los hacendados."(112) Desde Chuquisaca, Rodríguez le escribe al general Bartolomé Salom, a Lima, lo siguiente el 4 de septiembre: "No tengo un cuarto y estoy viviendo de prestado; comprometido con una Casa, con un asistente y otras cosillas que no me permiten moverme sin pagar".(113)

El 30 de septiembre de 1827, le escribe a Bolívar desde Oruro, reiterándole su amistad y explicándole las razones del fracaso del proyecto educativo en Bolivia. Informa que ha contraído deudas por valor de 3.200 pesos, con el fin de mantenerse y satisfacer los compromisos adquiridos durante el ejercicio de su cargo. Ha rechazado una oferta de trabajo en México y dos en Perú, estas últimas debido a la tendencia antibolivariana del gobierno. Añade: "Sucre y otros me han dicho muchas veces que reclame el sueldo por el tiempo que serví; y yo les he respondido que usted no me había traído consigo para darme títulos ni rentas (...) no he querido tomar ni un real (...) Si usted me envía con qué pagar y viajar me iré; si no, me pondrán preso, me soltarán para que trabaje y pague, y la suerte hará el resto.(114)

Su suerte cambiara hacia septiembre de 1828, cuando tras llegar a Arequipa y establecer una modestísima fábrica de velas, a los pocos días se le presenta un grupo de padres de familia que solicitan que instruya a sus hijos. Tras conseguir la necesaria licencia, Rodríguez abre una escuela.(115)

[editar] Rodríguez escritor

En esta ciudad, publicará ese año su primera obra, titulada “Sociedades Americanas en 1828, cómo serán y cómo podrán ser en los siglos venideros”. En realidad, se trata del plan general de una obra homónima en preparación, y por eso lleva el subtítulo de “Pródromo”.(116) Contiene una defensa del derecho de cada persona a recibir educación, señala la importancia de ésta para el desarrollo político y social de los nuevos estados latinoamericanos. Sobre ella dirá Rodríguez: "Desde el año 23 empecé a proponer verbalmente, medios de aprovechar de las lecciones que dan los trastornos políticos para evitarlos en lo futuro. (...) Temiendo que otro se apareciese primero en público, hice imprimir el Pródomo de mi obra el año 28.”(117) La primera parte de esta edición fue reimpresa en El Mercurio Peruanoal año siguiente, y continuada en El Mercurio de Valparaíso, en noviembre y diciembre de 1829.(118) Como el resto de sus obras, ésta tendrá una escasísima acogida.

En 1830 publica en la "Imprenta Pública de Arequipa, administrada por Vicente Sánchez", la obra El Libertador del Mediodía de América y sus compañeros de armas, defendidos por un amigo de la causa social.” Se presenta como una refutación de las acusaciones formuladas contra Bolívar por sus enemigos. Se había escrito en 1828, en Bolivia, y había circulado manuscrita entre algunos amigos de Rodríguez.(119) Tambien edita un trabajo científico titulado “Observaciones sobre el terreno de Vincoaya con respecto a la empresa de desviar el curso natural de sus aguas y conducirlas por el río Zumbai al de Arequipa”, en la "Imprenta del Gobierno, administrada por Pedro Benavides."

Es un informe acerca de un proyecto presentado a la Municipalidad por dos empresarios. Rodríguez se opone al proyecto y ofrece un plan alternativo que reduce los costos a menos de la mitad.(120) En el trabajo hay una nota que dice: "En las observaciones de Rodríguez no se ve sino un fondo de buena intención: porque no es accionista ni pretende ser empresario - para Director maestro de Obras se ha ofrecido; y por esto, ciertas personas lo han tratado de entrometido y otras de intrigante." (121)

Hacia febrero o marzo de 1831 Simón Rodríguez llega a Lima.(122) Alli publica, un folleto que contiene el plan general de la obra Sociedades Americanas en 1828, cuyo "Pródromo" había aparecido en Arequipa en 1828. Dicho opúsculo tiene por objeto ayudar a recaudar suscripciones para editar la obra completa por entregas. Sin embargo, no se reunirán suficientes colaboraciones y la obra quedará inédita en su mayor parte.(123)

En 1832 en medio de gran pobreza, vive en Lima, donde enseña a un grupo de 6 niños. El 10 de marzo le escribe a Francisco de Paula Otero: "Usted sabe que yo no he abierto (una escuela) no porque me disguste enseñar, sino de miedo a los buenos cristianos".(124) Reside un tiempo en la población de Huacho, y un doctor -Pedro José Flores-le ofrece la dirección de los trabajos del acueducto de Ayacucho, pero rechaza la oferta, en favor de una invitación para enseñar que le ha sido propuesta desde Concepción, en Chile,(125) donde llega tras una travesía por mar hasta Valparaíso el 13 de marzo. Ha sido invitado por el intendente de la ciudad, José Antonio Alemparte, para que lleve adelante "el mejor plan posible de educación científica", en el "Instituto Literario de Concepción."(126)

Es nombrado "preceptor de la instrucción primaria y director de los ramos literarios" en el Instituto de Concepción el 6 de abril, con el sueldo de mil pesos anuales. Allí mejorará el mobiliario escolar e introducirá material didáctico semejante al empleado en las escuelas europeas.(127) Un alumno de la época dice de Rodríguez lo siguiente: "Su idea fija era la propagación de las luces y virtudes sociales (...) Creía imposible entrar en reformas sociales sin incomunicar una nueva generación, de las sociedades corrompidas y corruptoras.(128) Y José Victorino Lastarria escribe: "Se decía que en su escuela de Concepción y en la que tuvo después en Valparaíso, enseñaba, juntamente con los rudimentos de instrucción primaria, la fabricación de ladrillos, de adobes, de velas, y otras obras de economía doméstica; pero que la educación que impartía estaba muy lejos de conformarse a las creencias, usos, moralidad y urbanidad de la sociedad en que ejercía su magisterio.(129) Además de dedicarse a la enseñanza, Rodríguez era miembro de una "Junta Provincial de Estudio", encargada de informar del estado de la educación en la zona y proponer las mejoras convenientes.(130) Cesa en su cargo de Director General de los ramos literarios del Instituto de Concepción, pero continúa al frente de la escuela primaria, sin modificársele la asignación, y así a lo largo de todo el año siguiente.(131)

En 1834, bajo el patrocinio de Alemparte, publica en la imprenta del instituto la obra “Luces y Virtudes Sociales”. Contiene un prólogo, que denomina "Galeato", en el que replica a las impugnaciones formuladas contra el "Pródromo"; el plan general de Sociedades Americanas en 1828 ya publicado en Lima en 1831; y la introducción a la cuarta parte de esta obra, que trata de los "medios y métodos de la reforma" educacional.(132)

Un terremoto asola la ciudad de Concepción en 1835, y la escuela donde da clases Rodríguez queda completamente destruida. A pesar de ello, continuará dando lecciones en su domicilio, a un grupo de jóvenes.(133) Es nombrado miembro de una comisión encargada de informar sobre los daños causados por el terremoto el 20 de marzo(134) y el informe es presentado el 13 de agosto y lo firman Rodríguez, Ambrosio Lozier y Juan José Arteaga.(135)

A pesar de trabajar a tiempo completo, en 1836 sale endeudado de Concepción,(136) y se halla enfermo en un lugar llamado Trilaleubu, al sur de dicha ciudad. Un tal Bernardino Segundo Pradel le envía regularmente víveres para su subsistencia.(137) El 23 de julio, algo recuperado, le escribe: "He quedado muy débil; el mal tiempo y el malísimo alojamiento contribuyen a retardar mi convalecencia."(138) De allí administra alguna pequeña hacienda de Pradel, y le escribe desde Trilaleubu lo siguiente el 19 de julio: "Ni puedo pasar el [río] Deñicalqui, ni tengo a quien confiar el rancho, para ir a ver a usted; (...) póngame usted en estado de ganar el sustento, aunque sea de sacristán; (...) tenga ya una recomendación, que es tener mujer moza y un muchachito que poder poner a cuidar la puerta mientras yo esté en la torre del campanario.”(139) El 23 de ese mes le vuelve a escribir: "grandes negocios no me convienen, y no quiero amplias facultades, porque, con las que me tomé a principios de este año me he inflado hasta reventar."(140) Aún con Pradel trabaja en un lugar llamado Monteblanco, donde instala, bajo su patrocinio, una máquina de aserrar.(141) Poco más tarde muere en Caracas su hermano Cayetano.(142)

El proyecto del aserradero fracasa en 1837 y Pradel hace responsable de ello a Rodríguez, quien explica lo sucedido y deplora su falta de confianza. Desde Tucapel (a unos cien kilómetros al Sur de Concepción) le expresa el 17 de mayo: “Amigo: acuérdese usted de nuestros proyectos - íbamos a componer el molino para trigo, a curtir, a hacer loza, cola, velas y otras cosas, según mis locuras ... (aprobadas por usted) - yo contaba ya con un establecimiento que nos prometía ventajas (una muy grande para mí era la de vivir con un amigo ... Recuerdo a usted la carta que escribí al señor general De la Cruz renunciando las ofertas que me hacía el señor don Pedro Zañartu)”(143) Y en 1838, desde Monteblanco, le escribe a un señor Pérez: "(...) nadie tiene la culpa de lo que me ha sucedido en mi viaje a América. Hay ideas que no son del tiempo presente, aunque sean modernas, ni de moda aunque sean nuevas. (...) sólo el deseo de volver a Europa me hace emprender viaje. Este deseo me atormenta; en América no sirvo para nada; volviéndome a países donde he pasado una gran parte de mi vida, espero pasar la que me queda, tan felizmente como antes... esto es, sin enemigos. Iré en el mes de octubre próximo a ver a usted."(144)

Hacia 1839 visita varias veces a Andrés Bello. Lastarria, que presenció una escena en que narraba una anécdota humorística sobre una desavenencia suya con Sucre, hace la descripción siguiente: "Don Simón estaba en pie, con un aspecto impasible, casi severo. Vestía chaqueta y pantalón de nankeen azulado, como el que usaban entonces los artesanos, pero ya muy desvaído por el uso. Era un viejo enjuto, transparente, de cara angulosa y venerable, mirada osada e inteligente, cabeza calva y de ancha frente".(145)

En la imprenta del Mercurio, en Valparaíso, Chile, se publica la segunda versión de Luces y Virtudes Sociales en 1840. En esta nueva edición se ha suprimido el llamado prólogo "Galeato" de la anterior, y dos páginas de la introducción, pero se han añadido 52.(146)A lo largo del mes de febrero se publica en el periódico El Mercurio de Valparaíso, en Chile, once artículos de tema predominantemente político, que llevan por título "Partidos"; así como un "Extracto de la Introducción a Sociedades Americanas en 1828" y "Extracto de la Defensa a Bolívar."(147) Recibe la visita del filólogo liberal francés Luis Antonio Vendel Heyl, de paso por Valparaíso el 29 de mayo, y este relatará en su diario el encuentro: "Le hablé entonces de la analogía que había entre sus ideas y las de Fourier y Saint-Simon. No había oído sus nombres, sino poco tiempo antes; y no había leído sus obras (...) Estaba regentando una escuela en Valparaíso. Su establecimiento, que no contaba más que un año y medio de existencia, había alcanzado a tener en cierto momento hasta cincuenta alumnos, entre ellos seis costeados por la municipalidad; pero en aquel momento había decaído hasta el extremo de no ser concurrido sino por dieciocho (...) Don Simón estaba reducido a la mayor escasez (...) No encontraba ni editor, ni suscriptores para sus obras (...) El origen del descrédito en que había caído, eran sus relaciones ilícitas con una india, de quien había tenido dos hijos, a quienes amaba y que regocijaban sus viejos días (...)"(148)

A pesar de esto rechaza una oferta del político liberal José Miguel Infante para que, con su mujer y sus dos hijos, se alojase en su casa. En carta a Pedro Fernández Garfias, explica así su decisión: "Si yo fuera inválido, pediría amparo -bueno y sano, debo trabajar."(149)

La fragata en que viaja el profesor Vendel-Heyl zarpa de Valparaiso, pero naufraga a los poco días. Vendel-Heyl, de regreso en esta ciudad, le ofrece a Rodríguez asociarse con él y ayudarle a levantar la escuela. Este agradece la oferta, pero no acepta. El gobierno chileno acababa de solicitar ciertos datos sobre la escuela, y Rodríguez, creyendo ver en esto el principio de una inspección hostil, o en todo caso molesta, decide cerrar el establecimiento. Para subsistir, se asocia con un fabricante de velas.(150).

Alrededor de 1841, Simón Rodríguez va al Perú, y vive en Azángaro, un caserío a unos 30 Km. del lago Titicaca, y 4.000 metros de altitud. Paul Marcoy, un viajero francés a quien ofrece hospitalidad por una noche, relatará sus impresiones en un libro de viajes publicado años más tarde. Vivía -según Marcoy- en una choza en compañía de una "india", y se dedicaba a la fabricación de velas de sebo. Rodríguez le habría contado acerca de sus esfuerzos por fundar una fábrica de jabón blanco, un lavadero y un establecimiento para incubar huevos de gallina, todos infructuosos; que conocía, por haberlas estudiado en otro tiempo, las cercanías del lago Titicaca; que hablaba muchos idiomas, etc. "Era hombre de unos setenta años, de robusta contextura, color subido y cabello blanco como la nieve. Sus facciones algo vulgares, pero de benévola expresión". Su "conversación era tan amena como variada; su facundia sobre todo parecía inagotable".

Rodríguez le habría dicho "Adquiero lo suficiente para vivir al día. Afortunadamente soy filósofo por instinto, y sé contentarme con poco (...) Prefiero acabar mis días en una tranquilidad profunda, a ejemplos de los ríos de esta América que van sin saber adónde y dejan a la Providencia guiarlos" (151).

Pero a pesar de la distancia, en 1842 publica en Lima, en la "Imprenta del Comercio, por J. Monterola", una nueva versión de Sociedades Americanas en 1828. Una parte de la obra procede de la homónima suya publicada en Arequipa en 1828, y la otra está tomada de la versión de Luces y Virtudes Sociales,(152) pero no abarca la totalidad del plan original de Sociedades Americanas.(153). Tal vez hacia este año, de viaje hacia el Ecuador, Rodríguez habría visitado, según un autor, a Manuela Sáenz, la compañera de Bolívar, quien vivía retirada en Paita, una población situada al norte del Perú.(154)

Entre septiembre de 1842 y principios de 1843 desempeña en Ecuador un cargo como administrador en las salinas del general Juan José Flores, presidente de la república. Más tarde dirá: "seis meses estuve en las salinas del general, aguantando las impertinencias de sus mayordomos, por ver si conseguía hacer algo en provecho de ambos.(155). Así llega a comienzos de marzo de 1843 a Latacunga, pueblo situado al Sur de Quito,(156) y desde allí el 11 de mayo le escribe a su amigo Pedro Antonio Torres, canónigo de la catedral de Quito: "Hace dos meses que estoy viviendo qué sé yo cómo. Un hacendado me ofrece llevarme a su hacienda, y no puedo moverme porque estoy debiendo en las pulperías, bajo la responsabilidad de una pobre mujer que vive en la casa donde estoy" (157).

Sien embargo se las arregla para que en la "Imprenta del Comercio, por J. M. Monterola" de Lima, aparezcan publicados periódicamente seis trabajos suyos sobre temas políticos. Llevan por título "Crítica de las Providencias del Gobierno"(158).

[editar] Fracaso y miseria

En 1844 se reúne en Latacunga con un grupo de vecinos para formar una renta con las cuotas mensuales suscritas por los ciudadanos interesados "con el fin de detener en esta villa al señor Simón Rodríguez y encargarle la enseñanza de la Agricultura y otros ramos."(159) Y el 1 de febrero comienza a impartir clases en el Colegio Vicente León, cuyo rector es el clérigo Rafael María Vásquez, un protector suyo. Por esta época propone que el colegio invierta sus fondos en fincas rurales.(160) Es probable que a los dos meses interrumpiera sus lecciones, pues para entonces se informa que, habiendo fracasado la suscripción de los vecinos de Latacunga, la Junta se ha visto obligada a abonarle de fondos propios el sueldo.(161).

Vásquez, Juan José Flores e Isidoro Barriga contribuyeron probablemente a aumentar la modesta dotación de la Junta. Según Monge, Rodríguez fundó luego una pequeña fábrica de pólvora, y escribió un tratado sobre el tema, en el que también se refería a la educación.(162)

El 20 de julio de 1845 le escribe a Ascázubi sobre el gobierno del Ecuador lo siguiente: "Será otro el Presidente, pero tendrá las mismas facultades para hacer lo que le parezca. La farsa de los tres poderes es tan sosa, tan sin gracia, que ni la burla merece; es una parodia de la constitución inglesa, y un mal remedo de la modificación que han hecho los Estados Unidos (...) ¡Así tuviera yo con qué pagar la impresión de mis pensamientos! Pero ni para comprar pan tengo; porque no hallo en qué emplearme. Quiero enseñar, y no hay quien pague por aprender; quiero irme, y la familia (aunque compuesta de dos) me sujeta."(163). Le escribe de nuevo a Ascázubi el 28 de agosto y entre otras cosas le dice: "Lo repito: quiero vivir de mi trabajo (...) Alquíleseme una habitación independiente, en una casa cualquiera, con tal que no sea de gente grande: con la baja yo me entiendo. Déseme un peso diario, para mi subsistencia, entretanto que recojo con qué devolver lo que se me haya prestado - y al instante parto para Quito"(164).

Al rechazar un puesto de "Ensayador de la Moneda" en Quito, que Ascázubi le ha ofrecido, le escribe el 2 de agosto: "Los 600 pesos de renta me harían 600 enemigos, sobre todo en un tiempo en que se trata de excluir de los empleos lucrativos a todo extranjero. Por máxima del buen vivir, nunca he sido empleado, excepto en la enseñanza".(165)

Hacia septiembre de este año entrega a los políticos Angulo y Ascázubi el manuscrito de un proyecto para el fomento de caminos en el país, según el cual éstos serían dados en propiedad a quienes los construyesen y cuidasen, y sus dueños tendrían la ventaja de poder usufructuarlos mediante el cobro de peajes. (166)

Le escribe a José Ignacio París, a Bogotá, lo siguiente (6-I): "Ahora estoy en una hacienda, dando algunas lecciones a dos jóvenes, sólo por la comida y el tabaco ¡Qué le parece, amigo! Sáqueme de aquí. Mi familia se compone de 2 - una mujer y un niño. A mi llegada a Bogotá tendré con qué rembolsar lo que haya gastado de mi viaje (...) Tengo mi Obra Clásica, sobre las Sociedades Americanas, que no puedo hacer imprimir aquí".(167). París le enviará el auxilio solicitado, y en una carta el 15 de mayo, donde le pide a su amigo Deán Torres el cobro de 300 pesos que le ha enviado París para su viaje, alude, descartando su aceptación, a una invitación del Presidente Soublette para que se traslade a Venezuela.(168)

La Junta Administrativa del Colegio de Latacunga acepta una propuesta de Rodríguez, por la que éste "ofrece al Supremo Gobierno, sin que se le gratifique, (enseñar) la manera de dirigir una escuela primaria, a condición de que se le contribuya con el mensual de diez pesos para cada uno de los jóvenes de que elegirá.” (169). Se pone en camino hacia Colombia, acompañado de su mujer e hijo.(170) Según Monge, Rodríguez se detuvo en Ibarra, donde fundó una "sociedad de socorros mutuos."(171).

Al poco se halla en Túquerres, al sudoeste de Pasto, en Nueva Granada (hoy Colombia) y desde allí le escribe a José Ignacio París el 8 de diciembre diciéndole que espera llegar a Bogotá a principios de marzo.(172). Todavía en Túquerres, le comunica a París el 30 de enero de 1847, que el coronel Anselmo Pineda, gobernador de la provincia, le ha persuadido para que funde una escuela primaria que sirva a la vez para formar maestros. Además, le recomienda que haga valer su influencia para conseguir la aprobación de una ley que imponga la contribución anual de un real en beneficio de la educación primaria. La propuesta es detallada por el propio Rodríguez en un cuaderno titulado "Extracto de mis ideas", que lleva consigo el coronel Pineda, salido hacia Bogotá el 26 de ese mes. (173).

En carta a Pineda el 2 de febrero, le informa acerca de los pormenores de la escuela: "Todos querían continuar; pero la pobreza retrajo a los más; iban a sus casas a buscar víveres (...) Ni la sala permite más de 14 asientos, ni los fondos alcanzan para extenderse hasta 60. Recibo a los grandes, a turno, mañana y tarde, y a los chucos en las horas del mediodía. Han llegado, por los exhortos de usted al gobernador de Barbacoas, 10 jóvenes. Tres veces asisten de día, y una vez de noche. Trabajan con gusto, y van bien (...) Viendo yo, que mi ausencia en enero, traería el abandono del establecimiento, he prometido quedarme hasta junio, viviendo de una cortísima contribución que dan los vecinos de Túquerres." El 26 de noviembre le escribe Rodríguez a Pineda: "La casualidad ha traído hasta aquí a un médico naturalista suizo, que anda explorando y me ha hecho el favor de dar algunos remedios a Manuelita".(174)

Es probable que ésta falleciera a consecuencia de la enfermedad. Se sabe que Manuelita era su mujer, porque antes de fallecer, Rodríguez manifestó que había estado "casado dos veces y que (...) la última mujer finada se llamó Manuela Gómez, hija de Bolivia."(175)

Entre abril y mayo de 1849, en tres números de El Neo-Granadino, periódico bogotano, aparece publicado su "Extracto sucinto de mi Obra sobre la Educación Republicana."(176) El 5 de mayo aparece en el mismo periódico una carta abierta en la que se solicita una pensión estatal para Rodríguez.(177) En el mes de julio de este año, Anselmo Pineda publica en El Neo-Granadino una circular para recaudar fondos con los que socorrer a Rodríguez y permitirle trasladarse a Cartagena, donde un "patriota benéfico" le ha ofrecido protección. Se encarga de recoger los donativos Pedro Antonio Torres, recién nombrado obispo de dicha ciudad. En la circular se menciona que, aunque Rodríguez había invertido sus últimos recursos en la instalación de una escuela normal, ésta había fracasado por insuficiencia de medios.(178)

En 1850 se halla en Quito, alojado en casa del Deán Torres. Este le presenta a Manuel Uribe Ángel, quien años más tarde hará del maestro la descripción siguiente: "Este notable americano frisaba entonces con los ochenta y cinco años de edad (en realidad, tenía sólo 81), y no era físicamente constituido como el señor Torres: sin ser muy alto de cuerpo, tenía aspecto atlético; sus espaldas eran anchas y su pelo desenvuelto; sus facciones angulosas eran protuberantes; su mirada y su risa, un tanto socarronas; su cabellera y ceja, grises; sus piernas, algo separadas, como las de un marinero; sus pies, gruesos y calzados siempre con botas de doble suela. Llevaba de ordinario anteojos y cuando de ellos no hacía uso, los colocaba sobre la frente. Cubría su cabeza con sombrero de fieltro de anchas alas; su cuello y pecho estaban abrigados, el primero por corbatín de raso, y el segundo por chaleco de paño, ambos de color oscuro; sus pantalones eran de tela burda y su cuerpo se cobijaba con un levitón de color gris, suelto y ancho, cuyas faldas llegaban hasta las corvas. En aquella edad y con las condiciones físicas que le hemos asignado, Don Simón Rodríguez tenía una robustez corporal digna de envidia y una claridad de inteligencia acreedora de respeto y admiración".(179) En octubre está de nuevo en Latacunga, y ofrece sus servicios en el Colegio Vicente León, a cambio del sueldo "de un peso diario para su manutención y los útiles que son indispensables para el nuevo método de enseñanza". Dado el deficiente sistema de enseñanza, Rodríguez "se propone a reformar este fatal estado, tomando unos diez niños, a quienes enseñará, no con el objeto de que concluyan su aprendizaje en el corto tiempo que debe durar esta ocupación, sino para que algún joven quiera instruirse en su método, observe prácticamente el modo de enseñar"... Son escogidos como aprendices un tal Camilo Gallegos, quien renunciará al poco tiempo, y un tal Mariano Armendáriz.(180)

En 1851 Armendáriz se queja de que Rodríguez "lo distrae con la lectura de cuadernos que no tiene relación alguna con el nuevo método que se ha propuesto plantear", y éste declara ante la Junta del Colegio "que había enseñado todo lo necesario". Una vez más, queda sin empleo el 14 de agosto.(181) Entonces escribe un trabajo dirigido al rector del Colegio Vicente León de Latacunga, Rafael Quevedo, en el que sintetiza sus ideas pedagógicas. Lleva por título “Consejos de amigo dados al Colegio de Latacunga”.

En un pasaje del texto se dice: "Usted me pide un Reglamento que rija la Primera Escuela. Le daré mis ideas, para que las combine con las suyas, y lo forme. No haga usted imprimir mi manuscrito, ni lo muestre sino a personas de talento e instrucción". Y en otro se añade: "En la Escuela dejo un cuaderno, al cargo del señor Doctor Armendáriz, en que constan los pormenores de la enseñanza, y, de viva voz, las instrucciones necesarias para la práctica."(182)

[editar] Muerte

En 1853 Rodríguez y su hijo José -a quien llama familiarmente "Cocho"-se trasladan desde Latacunga a Guayaquil, y a los dos meses de estar allí, se les une el joven Camilo Gómez, un amigo de José. Rodríguez firma un contrato con un tal Zegarra, para la refinación de espelma y fabricación de velas. La empresa fracasa y Zegarra le acosa para que le devuelva el dinero invertido.(183) En una breve carta al general José Trinidad Morán, escribe (26-XI): "Deseo a usted como para mí, salud para que no sienta que vive; distracción para que no piense en lo que es y muerte repentina para que no tenga el dolor de despedirse de lo que ama, y de sí mismo para siempre".(184)

Al día siguiente, huyendo de los acosos de Zegarra, zarpan Rodríguez, José y Camilo Gómez, en un pequeño barco proveniente de la bahía de Sechura, con la intención de dirigirse a la población de Lambayeque, en Perú, donde un francés le ha prometido un negocio a Rodríguez. A causa de un temporal, la embarcación será arrastrada por corrientes contrarias, se les acabarán los víveres y el agua, y navegarán a la deriva.(185)

A mediados de enero de 1854 desembarcan en una caleta de unos indígenas pescadores. Gómez narra: "Don Simón se encontraba grave. José se trasladó a una chata y sin decirnos nada nos dejó abandonados". Los pescadores les dan albergue durante tres semanas, y luego acompañan a Gómez a la población de Amotape, cerca de Paita (en el extremo norte de Perú), donde éste consigue que el párroco le proporcione dos caballos y diez pesos para ir a buscar a Rodríguez.(186)

Rodríguez y Gómez se encuentran en un lugar llamado La Brea, donde los socorre una tal Panchita Larrea, quien encuentra al primero "con una fuerte inflamación en el vientre y en tal estado de debilidad, que -dice- habría muerto en la jornada de siete leguas que tenía que hacer para llegar a Amotape."(187).

"Cuando Rodríguez y Gómez llegan a esta población, les salen al encuentro dos hombres que los dirigen a una casa desprovista de los más elementales servicios. "El cura -cuenta Gómez- había prohibido que lo visitaran los habitantes, porque había descubierto que era un hereje". Una señora caritativa prepara todos los días comida para el enfermo. Durante su lenta agonía, lo visitan las hermanas de un tal Manuel Gómez de la Torre, y dos jesuitas. "Don Simón, que estaba acostado, los miró con profunda indiferencia y se volvió del lado contrario, sin dirigirles la palabra."(188)

El 27 de febrero Rodríguez manda a llamar al cura del lugar, Domingo Sánchez. Narra Camilo Gómez: "Don Simón, tan luego lo vio, se incorporó en la cama, hizo que el cura se acomodara en la única silla que había, y comenzó a hablar algo así como una disertación materialista.(...) Recuerdo que manifestaba al cura que no tenía más religión que la que había jurado en el Monte Sacro con su discípulo. Volviéndose hacia mí, díjome que saliera. La confesión fue larga; cuando salió, el cura iba más tranquilo y más complacido de lo que estaba al venir."(189)

El 28 de febrero Simón Rodríguez muere en Amotape, poco después de las once de la noche,(190)y es sepultado el 1 de marzo. El acta de defunción, dice así: "Año del Señor de mil ochocientos cincuenta y cuatro, a primero de marzo, yo don Santiago Sánchez, presbítero, cura propio de la parroquia de San Nicolás de Amotape: en su santa iglesia di sepultura eclesiástica al cuerpo difunto de don Simón Rodríguez, casta de español, como de edad de noventa años al parecer, el que se confesó en su entero conocimiento y dijo, fue casado dos veces y que era hijo de Caracas, y la última mujer finada se llamó Manuela Gómez, hija de Bolivia, y que sólo dejaba un hijo que se llama José Rodríguez; éste recibió todos los santos sacramentos y se enterró de mayor, para que conste firmo. Santiago Sánchez. (Hay una rúbrica).(191)

Los dos cajones de papeles y libros que llevaba consigo Rodríguez en el momento de fallecer, quedaron, según se cree, en Guayaquil. Parece ser que la mayor parte de los manuscritos habían sido recogidos y ordenados por Alcides Destruge, y se perdieron en el incendio ocurrido en dicha ciudad entre el 5 y el 7 de octubre de 1896.(192)

Por otra parte, hay referencias a obras que no han llegado hasta nosotros. Tales son: una Gramática de la lengua francesa, El suelo y sus habitantes(193), Carta a cinco bolivianos a la caída de la Confederación Perú-Boliviana(194). Proyecto para la fabricación de pólvora y armas(195)y un Proyecto para el fomento de caminos públicos en el Ecuador(196)

Los restos mortales de Rodríguez fueron trasladados al Panteón de los Próceres en Lima, el 22 de diciembre de 1924, y, de ahí, al Panteón Nacional en Caracas, en 1954(197)

[editar] Fuente

  • “Vida y Obra de Simón Narciso Jesús Rodríguez”. En: Simón Rodríguez. Sociedades Americanas.Biblioteca Ayacucho. Prólogo Juan David García Bacca; Cronología Fabio Morales y Bibliografía Roberto J. Lovera-De Sola.

[editar] Referencias

1. Expósito viene de expuesto, y en palabras del Virrey de Río de la Plata Juan José de Vértiz, de expuestos por sus deslizadas madres a la caridad pública. Es decir estos eran niños desechados por sus madres al nacer. Para evitar los niños abandonados en sus ciudades, la corona española consagraba Casas de Expósitos donde las mujeres podían depositar a sus hijos sin ser vistas por la persona (usualmente monjas) que los recibía.

2. Esta acta proviene de una investigación solicitada por Arturo Uslar Pietri a la Fundación John Boulton, de Caracas, la cual realizó el Lic. Miguel Márquez durante los primeros meses de 1979, con la dirección y asesoría del profesor Manuel Pérez Vila.

3. El acta completa reza: “Libro II de Blancos del julio de 1797 a 20 de octubre de 1790. Folio 29. Al margen: Simón Narciso. Parroquia de Candelaria, Caracas. En la ciudad de Caracas en catorce de noviembre de mil setecientos sesenta y nueve. Yo el infrascrito Cura Rector interino de esta Sta. Iglesia Parroquial de Sta. Cruz y Nuestra Señora de la Candelaria bauticé solemnemente, puse óleo y crisma y di bendiciones a Simón Narciso Jesús, párvulo expósito [tachaduras repetidas y fuertes, muy antiguas, que abarcan dos o tres líneas que impiden leer el texto]; y fue su madrina Jerónima Antonia Esquibel a quien advertí el parentesco espiritual y obligación y para que conste lo firmo. Don Manuel de Sozo”.

4. Mercedes Álvarez Freites: Simón Rodríguez tal cual fue. Vigencia perenne de su magisterio. Caracas: Ediciones del Concejo Municipal, 1966, p. 317 s. 5. “Simón Rodríguez” en Ensayos biográficos, Santiago de Chile: Imprenta Nacional, 1896, tomo IV, p. 230.

6. Alberto Calzavara: Historia de la música en Venezuela. Período hispánico con referencias al teatro y a la danza. Caracas: Fundación Pampero, 1987, pp. 245-246.

7. Alberto Calzavara: Ob. cit., pág.250

8. Alberto Calzavara: Ob. cit., pág.250

9. Alberto Calzavara: Ob. cit., pág.250-251

10. Alfredo Boulton: “El solar caraqueño de Bello” en Boletín histórico, Nº 3, Caracas, 1963, p. 21

11. Enrique Bernardo Nuñez en Obras completas de Simón Rodríguez, tomo I, p. 197

12. Enrique Bernardo Nuñez: Ob. cit., p. 135 - 136

13. Mercedes Álvarez Freites: Ob. cit., p. 35

14. Alberto Calzavara: Ob. cit., p. 246 y 251

15. Vicente Lecuna: “Correspondencia de los Palacios” en Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Nº 119, tomo xxx, Caracas, 1947, p. 219

16. Obras completas, y. I, p. 139-151

17. Enrique Bernardo Núñez: “La escuela de primeras letras de Don Simón Rodríguez”, Crónica de Caracas, Nº 16, 1954, p. 41

18. Obras completas, tomo I, pp. 195-222

19. Alberto Calzavara: Ob. cit., p. 251

20. E.B. Núñez: Obras completas, tomo 1, p. 197

21. Ibídem

22. Todo el expediente que se refiere al caso está reproducido en las Obras completas, tomo 1, p. 157-163

23. Manuel Pérez Vila: La formación intelectual del Libertador Caracas: Ediciones del Ministerio de Educación, 1971, p. 38

24. Obras completas tomo 1, p. 173 ss.

25. Ob. cit., p 53 s.

26. Richard Gott: “Hugo Chavez and The Bolivarian Revolution” Verso, 2005, p. 103. ISBN 1844675335

27. O'Leary Ob. cit., p. 54

28. Datos tomados de unos informes de la policía de los Bajos Pirineos -18-XII-1806, descubiertos y publicados por Arturo Uslar Pietro: Ibídem

29. M. Álvarez Freites: Ob. cit., P. 323 ss.

30. Memorias. México: Ed. Porrúa, 1946, tomo II, p. 26

31. Mier: Ob. cit., p. 26

32. Ob. cit., p. 26

33. Ob. cit., pp. XIV-XLI

34. Mier: Ibídem

35. Según la portada de la traducción de Atala. Obras completas, tomo II, p. 431 ss.).

36. Uslar Pietri: Ibídem

37. Pedro Grases: Ibídem

38. Obras completas, tomo II, p. 507.

39. Ob. cit., p. 63

40. Uslar Pietri: Ob. cit., p. 646

41. Uslar Pietri: Ob. cit., p. 650

42. V. Lecuna: Catálogo de errores. p. 153

43. “El Libertador, ensayo y en capellán”, Homenaje de Colombia al Libertador en su primer centenario p. 74

44. Uslar Pietri: Ibídem

45. Según carta de Fanny du Villars en 1826, V. Lecuna Ob. cit., p. 148

46. Lecuna, Ob. cit., tomo II, p. 152 ss

47. Ob. cit., p. 65

48. ldem

49. V. Lecuna: Ob. cit., tomo II. p. 152

50. O'Leary: Ibídem

51. V. Lecuna: Catálogo de errores... tomo I, 154

52. Ob. cit., p. 74

53. Obras completas, t I, p. 511

54. Ob. cit., p. 68

55. Ob. cit., tomo I, p. 155

56. Uslar Pietri: Ibídem

57. Uslar Pietri: Ibídem

58. Paul Mareoy: Viaje por la región del Titicaca y los valles del Este del Bajo Perú. Barcelona: Montaner y Simón, 1879, tomo II, P. 392

59. O'Leary: Ob. cit.,tomo II, p. 338

60. Ob., cit., p. 73

61. Amunátegui: Ob. cit., p. 234 s.

62. Amunátegui: Ibídem

63. Amunátegui: Ob. cit.,p. 235

64. Según Barros Luco, citado por Fabio Lozano y Lozano: El maestro del Libertador. París: Librería Oliendorf, 1913, p. 235

65. M. Álvarez Freites: Ob. cit., p. 323-326

66. Amunátegui: Ob. cit., p. 235

67. V. Lecuna: "Cartas de Mujeres" en Boletín de la Academia Nacional de la Historia. Nº 62, Caracas, abril-junio 1933, p. 346 ss

68. M. Álvarez Freites: Ob. cit.,151

69. Fabio Lozano y Lozano: Ob. cit., p. 151

70. Obras completas, t I, pp. 511 s

71. Lozano y Lozano: Ob. cit., pp. 82-84

72. Obras completas, tomo II pp. 509-515

73. V. Lecuna: Cartas del Libertador tomo IV, p. 151

74. V. Lecuna: Ob. cit., t V, p. 68

75. M. Álvarez F.: Ob. cit., p. 156

76. Carta de Diego Ibarra a Bolívar, M. Álvarez F. Ob. cit., p. 157 77. Obras completas, tomo II, p. 503 s.

78. Obras completas, tomo II, P. 504 s.

79. M. Álvarez F.: Ob. cit., p. 36

80. Ob. cit., tomo II, P. 338

81. O'Leary: Ob. cit., tomo II, p. 345 ss.

82. O'Leary Ob. cit., tomo II, p. 348 s.

83. O'Leary: Ob. cit., tomo II, p. 351-383

84. V. Lecuna: Ob. cit., tomo V, P. 9

85. V. Lecuna: Ob. cit., tomo V, p. 68

86. Obras completas tomo II, P. 505 s.

87. O'Leary: Ob. cit., tomo II, p. 383 ss

88. O'Leary: Ob. cit., tomo II, p. 388-412

89. M. Álvarez F.: Ob. cit., P. 165 s.

90. P. Grases: "Nota sobre Simón Rodríguez en Concepción" en Cultura Universitaria, Nº 55, Caracas, 1956, p. 91-95

91. M. Álvarez F: Ob. cit., p. 320

92. Obras completas, tomo II, P. 506

93. Obras completas, tomo I, pp. 513-516

94. O'Leary: Ob. cit., tomo lí, p. 420 s.

95. Obras completas, tomo II, pp. 532-535

96. O'Leary: Ob. cit., tomo II, 442 s.

97. Obras completas, tomo II, p. 361

98. Obras completas, tomo II, p. 357

99. Obras completas, tomo II, p. 356 ss.

100. Ob. cit., p. 74

101. M. Álvarez K.: Ob. cit., p.190

102. Obras completas, tomo II, P. 533

103. Obras completas, tomo II, p. 512 s.

104. Cristóbal L. Mendoza: "Documentos inéditos referentes a don Simón Rodríguez" en Boletín de la Academia Nacional de la Historia, Nº 146, tomo XXXVII, Caracas, abril-jun¡o 1954, p. 122

105. Obras completas, tomo II, p. 525

106. Lozano y Lozano: Ob. cit.,p. 101 ss.

107. Obras completas, tomo II, p. 511

108. Lozano y Lozano: Ob. cit., p. 98-107

109. Obras completas, tomo II, p. 507

110. Obras completas, tomo ll., P. 534

111. Cristóbal Mendoza: Ob. cit., p. 123 s.

112. Obras completas, tomo II, p. 361

113. Obras completas, tomo II, p. 508 s.

114. Obras completas, tomo II, P. 509-515

115. Llozano Lozano, Ob. cit., 167

116. Obras completas, tomo I, p.298

117. Ibídem.

118. Pedro Grases: La peripecia bibliográfica de Simón Rodríguez. Caracas: Universidad Simón Rodríguez, 1979, p 17

119. Obras completas,tomo II, pp. 191-362

120. Obras completas, tomo I, pp. 411-470

121. Obras completas, tomo 1, p. 450

122. Obras completas, tomo II, P. 517

123. P. Grases: La peripecia..., p. 14

124. Obras completas, tomo II, p. 515-518

125. Lozano y Lozano: Ob. cit., p. 168

126. Grases: «Notas sobre Simón Rodríguez en Concepción...., p. 92 ss.

127. Grases: Ob. cit., p. 94

128. Lozano y Lozano: Ob. cit., p. 169

129. José Victorino Lastarria: Recuerdos literarios. Santiago de Chile: Imprenta Servat, 1885, 2ª edición. p. 48

130. Grases: Ibídem.

131. Grases: Ibídem.

132. Escritos selectos de Simón Rodríguez. Caracas: Sociedad Bolivariana, 1954, tomo II, p 69-146, edición facsimilar del original y Obras completas, tomo II, 65-187).

133. Lozano y Lozano: Ob. cit., p. 169.

134. Obras completas, tomo I,p. 474).

135. Obras completas, tomo I, pp. 471-508.

136. Lozano y Lozano: Ob. cit., p. 169

137. Obras completas, tomo II, p. 518 s

138. Obras completas, tomo II, p. 519

139. Obras completas, tomo II, p. 519

140. Obras completas, tomo II, p. 520

141. Obras completas, tomo II, p. 521 s.

142. A. Calzavara: Ob. cit., p. 257

143. Obras completas, tomo II, pp 523 -526

144. Lozano y Lozano: Ob. cit., p. 173

145. Lastarria: Ob. cit., p. 48

146. Escritos de Simón Rodríguez, tomo II, pp. 69 - 236 y Obras completas, tomo I, pp 298-412

147. Obras completas, tomo I, pp 293 -296; tomo II, pp. 363-374 y 379-400

148. Citado por Amunátegui: Ob. cit., p. 258-269

149. Obras completas, tomo II, pp 526 -528

150. Amunátegui: Ob. cit., pp 258-269; Lozano y Lozano, Ob, cit., p. 176 s

151. Paul Marcoy: Ob. cit., pp. 391-394

152. Obras completas, tomo I. pp. 297-412)

153. P. Grases: La peripecia bibliográfica..., p. 14

154. Dato de I. Aristiguieta Vetancourt, citado por Alfonso Rumazo: Simón Rodríguez, Maestro de América. Caracas: Universidad Simón Rodríguez, 1976, p. 249

155. Obras completas, tomo II,, p. 528 s.

156. Obras completas, tomo II, p. 528).

157. Obras completas, tomo II, p. 528 s.

158. Obras completas, tomo II,, p. 401 -428

159. P. Grases: "Las andanzas de Simón Rodríguez en Latacunga (Ecuador)" en Investigaciones bibliográficas. Caracas: ediciones del Ministerio de Educación, 1968, tomo I, p 132.

160. Obras completas, tomo II, p. 62

161. P. Grases: Ob. cit., p. 134

162. Celiano Monge: "El Ayo del Libertador" en Lauros. Quito: Imprenta y Encuadernación Nacionales, 1910, p. 257

163. Obras completas, tomo II, p. 529 s.

164. Obras completas, tomo II, p. 530

165. Obras completas, tomo II, p. 532

166. Obras completas, tomo II, p. 61

167. Obras completas, tomo II, p. 534

168. Obras completas, tomo II, p. 535

169. P. Grases: "Las andanzas de Simón Rodríguez..." p. 134

170. P. Grases, Ibídem

171. Ob. cit, p. 259

172. Obras completas, tomo II, pp. 536- 538

173. Obras completas, tomo II, pp. 538-543

174. Obras completas, tomo II, p. 543

175. Gonzalo Picón Febres; Don Simón Rodríguez, maestro del Libertador. Caracas: Cooperativa de Artes Gráficas, 1939, p.16

176. Obras completas, tomo I, pp. 223-256

177. Gonzalo Picón F: Ob. cit., p. 98 s.

178. Gonzalo Picón F.: Ob. cit., p. 99 n.

179. ob. cit., p. 73

180. P. Grases: "las enseñanzas de Simón Rodríguez...", p. 135 s

181. P. Grases: "Las andanzas de Simón Rodríguez..." p. 137

182. Obras completas, tomo II, pp- 1-64

183. Obras completas, tomo II, pp. 547-550

184. Obras completas, tomo II, p. 544

185. Obras completas, tomo II, p. 548

186. Obras completas, tomo II, p. 548

187. Escritos de Simón Rodríguez, tomo III, p. 155

188. Gómez. Obras completas, tomo II, P. 549

189. Escritos de Simón Rodríguez, tomo III, p. 155

190. Obras completas, tomo II, p. 550

191. Publicada por primera vez por Gonzalo Picón F.: (Ob. cit., p. 15 s.

192. Escritos de Simón Rodríguez, tomo I, pp. XLIV y LIII, datos de Pedro Grases.

193. Uribe Ángel: Ob. cit., p. 74

194. Miguel Anunátegui: Ob. cit., p. 269

195. Lozano y Lozano: Ob. cit., p. 221

196. Obras completas, tomo II, p. 61

197. Alfonso Rumazo: Ob. cit., p. 293

[editar] Enlaces externos

[editar] Enlaces externos